Blog de Musicales

“CHICAGO es un musical que tendría que perdurar en cartelera muchos años”

Posted on: 04/01/2012

Las asesinas más conocidas de la ciudad de CHICAGO, Velma Kelly y Roxie Hart, o lo que es lo mismo, las actrices Marta Ribera y María Blanco, hablan con Blog de Musicales sobre los personajes que han interpretado durante el 2011.

CHICAGO se estrenó el 27 de noviembre de 2009 en Madrid. El 19 de Agosto de 2010 el musical inició una extensa gira por las ciudades españolas que duró hasta 6 de noviembre de 2011; finalizando su gira en Barcelona. Seguidamente CHICAGO volvió a la capital donde realizará funciones hasta el próximo 15 de Enero de 2012.

¿Qué es CHICAGO?

Marta Ribera: CHICAGO era una obra de teatro musical que, si no me equivoco, se estrenó en 1975. El musical actual, el que podemos ver ahora alrededor del mundo desde hace 15 años, es un recordatorio a lo que fue ese musical. Es un recordatorio, un homenaje a Bob Fosse. Para mí, el musical perfecto.

María Blanco: CHICAGO está basado en una historia real trasladada a la escena en un código de comedia y sátira. Toda ella adornada y acompañada con esa magnífica partitura de John Kander, coreografía de Bob Fosse y libreto de Fred Ebb. La gente que venga a verlo, no saldrá decepcionada. Es un clásico entre los musicales.

¿Quién es Velma Kelly y qué tiene de Marta Ribera?

Marta Ribera: Velma Kelly es una de las prisioneras de CHICAGO; una de las asesinas. Cuentan que era la compañera de celda de Roxie Hart pero a mí siempre, al dirigirme en el espectáculo, me han dicho que no; que ella tenía su propia celda. Velma es una mujer fuerte y luchadora que no se deja pisar nunca.

¿Qué tiene ella de mí? Creo que un punto de locura (entre comillas) ante la vida. Puede ser que dentro del camerino esté hundida pero cuando sale al exterior, a su escenario, tiene que hacer ver que está fantástica y maravillosa.

¿Quién es Roxie Hart y qué tiene de María Blanco?

María Blanco: Roxie es una aparente inocente cuyo sueño es salir en la prensa y tener su propio espectáculo. La diferencia con la realidad es que es la bailarina de un night club. Una noche, en un arrebato de pasión, mata a su amante y va a parar a la cárcel donde se encuentra con Velma; que en ese momento ya es la reina de la cárcel. Roxie, que parece que nunca ha roto un plato, aprende muy rápido el trato carcelario y se convierte en una competencia para Velma. En eso recae la trama y la comedia del musical; en ese yo te piso y tú me pisas. Ambas lucharán por conseguir a Billy Flint, un abogado corrupto y criminalista, que puede sacarlas de la cárcel.

A veces, comparar a un personaje contigo es muy difícil. Tenemos en común que somos personas soñadoras. Roxie quiere tener su propio espectáculo y yo siempre soñé con estar encima de un escenario. Supongo que la conexión entre ambas sería la pasión sobre el escenario.

CHICAGO, el musical de Bob Fosse, tiene una peculiaridad; la precisión. Precisión en el canto, en la escena y, sobretodo, en el baile. ¿El baile ha supuesto un esfuerzo? CHICAGO, diferencia de otros musicales, no tiene números tan acrobáticos; son movimientos más contenidos y sensuales…

María Blanco: Acrobático no parece; es más difícil todavía.

Marta Ribera: En mi caso sí que es bastante acrobático. Hay momentos que desde fuera puedes pensar que no son difíciles… por ejemplo, el número de Velma Tiene un Plan. Lo hago así porque el cuerpo ya se me ha acostumbrado pero las primeras veces que estaba ensayando decía: “¡Dios mío, no me puedo subir a la silla!” y pensaba, “¿Cómo hago esto?”…La verdad es que para mí sí que ha sido difícil el control de movimientos. Soy una persona con mucha energía y casi han tenido que atarme para que el caballo no descarríe. Bob Fosse tiene eso, todo está muy cuidado, muy preciso y muy controlado; y yo soy una mujer que en el escenario soy un poco descontrolada. Es lo que me ha costado más. Para que se vea la diferencia, en el número Mi Hermana y Yo puedo soltarme un poquito pero en All That Jazz a veces lo paso realmente mal (ríe).

María Blanco: Tanto Marta como yo somos un poco… arrancada de caballo; pero no solo nosotras dos. Lo que siempre comentan los creativos del musical es que el elenco español, todo el elenco en general, tiene un exceso de pasión que les encanta pero que hay que limar y ajustar para que CHICAGO tenga un arco narrativo en el baile; tal como Bob Fosse quiso. Pero si fuera por nosotros, en el All That Jazz nos dejaríamos el alma y el corazón. Hay que guardar energía y pasión porque tras el primer número, aún queda mucha función.

¿Cuál es el número que más trabajo o esfuerzo os da?

Marta Ribera: Posiblemente Mi Hermana y Yo. Pero no lo llamaría esfuerzo. Sí que es esfuerzo físico pero a la vez es el número donde me siento mejor; saltando y brincando (ríe).

María Blanco: Durante mucho tiempo fue un número que desde fuera parece una chorrada (físicamente hablando) que es Mi Dulce Bombón. Es una canción en la que estoy subida arriba de una escalera y yo tengo mucho vértigo. Durante meses estuve sufriéndolo mucho. En los ensayos, los creativos me castigaban y me dejaban ahí arriba porque sabían mi problema con el vértigo. Ahora ya lo he superado. Lo que a veces desde fuera parece que no estás haciendo nada, como el número del bombín que hacemos al final, un clásico en los movimientos, un clásico del lenguaje de Fosse, puede convertirse en el más difícil. Está todo tan medido, tan justo, tan preciso y contenido que en los ensayos por más veces que lo repitiésemos, nunca estaba bien para el coreógrafo. Siempre había un milímetro del dedo que no era así, un hombro que no estaba ajustado, una rodilla mal colocada… Desde fuera parece que las dos estamos paseando pero es el número más difícil de todo el musical.

¿Cómo ha sido la acogida en la gira?

María Blanco: Cada ciudad es un mundo. Entre nosotras lo hablábamos. Varía mucho el público de 100 kilómetros más para allá o más para acá. Al principio piensas que no puede ser que en Cádiz reaccionen de una manera y en Sevilla de otra. Pero cada público es un mundo y dentro de ese mundo, depende del día, hay otro mundo también. Lo que nos ha hecho un poco fuertes ha sido la gira. No sabes lo que te vas a encontrar y que no se pronuncien no quiere decir que no les guste. Por ejemplo, hay sitios que la gente es más reservada y tímida pero sales del teatro y te dicen que les ha encantado; y en cambio, la sensación que has tenido tú es de que no les ha gustado porque no se pronuncian. Pero no es así, es más de una cuestión de carácter personal y que cada uno lo demuestra de una manera o de otra.

De todo lo que el público os ha ido diciendo. ¿Con qué se quedarían?

María Blanco: Yo me quedo con muchos comentarios positivos acerca de la obra, del montaje y de la dirección. Y sobre todo con comentarios de gente que ha visto el montaje fuera y te dice: “No tenemos nada que envidiar”. Eso te da un subidón y unas fuerzas para convencerte de lo que siempre se ha dicho aquí: que no hay actores para hacer musicales estrella. Mucha gente nos ha venido a decir que todo el elenco está estupendo y a un nivel internacional.

¿Cuál es el atractivo de CHICAGO? ¿Por qué la gente ha de verlo?

Marta Ribera: Creo que ahora mismo en Madrid hay muchos tipos de musicales, pero CHICAGO es un musical muy diferente y que no tiene nada que ver. Tal como me dijo hace poco un compañero de profesión: “CHICAGO es un musical que tendría que perdurar en cartelera muchos años”. Cambiando de gente, renovando el elenco… tendría que ser un musical así.

María Blanco: A parte, desde sus inicios, el estilo de CHICAGO ha contagiado mucho y ha dado mucho que fijarse, tanto a nivel musical como en la coreografía del maestro Fosse. Supongo que por todos los elementos que tiene a su alrededor y por lo bien hecha y escrita que está, pienso que la gente no sale decepcionada. No es un musical que hace corta y pega, quiero decir, en una canción no se deja de interpretar, no se deja nunca de contar. Por ejemplo, cuando nos enseñaban las coreografías, el equipo creativo nos contaba que todos los pasos quieren decir algo, todo tiene un porqué y todo está explicando algo. Aunque haya algunas cosas implícitas y otras que el público no capte la información como tal, a nosotros cuando ensayamos, se nos dice por qué estás haciendo esta mano y porque estás cantando esta nota… Como dice Marta, hay muchos elementos para que CHICAGO sea un musical que perdurase en el tiempo como ocurre en Londres o Broadway.

3 comentarios to "“CHICAGO es un musical que tendría que perdurar en cartelera muchos años”"

Me encanta tu blog. La entrevista me ha parecido muy interesante!

Si queréis hacemos un intercambio de enlaces, este es mi blog: http://granviamusical.blogspot.com

Felicidades por este Blog de Musicales

Muchas gracias por la valoración Sara.

Por cierto, ya tienes un enlace en mi blog. Un saludo. Avísame cuando me hayas puesto tu a mi. Gracias de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: