Blog de Musicales

“PEGADOS es un musical atípico que gusta a la gente que normalmente no le gustan los musicales”

Posted on: 28/09/2011

Xenia Reguant y Ferrán Gonzalez, protagonistas de PEGADOS EL MUSICAL, han hablado con nosotros para darnos su visión del espectáculo. El musical se estrenó el 2 de septiembre en el Teatro Capitol de Barcelona y ya ha colgado reiteradamente el cartel de no hay localidades. Una comedia musical que no hay que perderse.

Pegados, tal como dice el título, es un musical diferente. Es desenfadado, atrevido y muy directo. ¿Cómo surgió la idea de crear un musical de estas características?

Ferrán González: Es una idea que surgió junto a Alicia Serrat y Víctor Conde hace unos cinco o seis años. La historia partió de una noticia que leí en un periódico, uno de estos periódicos de poco fiar. El tema me llamó mucho la atención y enseguida empecé a liarles pensando que tener a dos personas pegadas una hora y media en un escenario no se había visto nunca. Pero si encima lo hacíamos musical, podía ser una locura. La verdad es que no me costó mucho convencerles y rápidamente empezamos a intentar crearlo e imaginarlo hasta que lo hemos conseguido hacer.

En vuestras palabras, ¿Qué es Pegados?

Xenia Reguant: Pegados es un musical atípico que gusta a la gente que normalmente no le gustan los musicales; lo cual es una gran cosa. Además, Pegados pone siempre por delante la historia. No hay ese saltó tan bestia de pasar de hablar a cantar. Siempre se está muy a favor de interpretar lo que se canta porque lo estás viviendo. En mi opinión, Pegados es un musical redondo y muy bien conseguido porque creo que la gente sale muy atrapada por la historia. Además, más allá de reírse hay gente que nos dice que se emociona; al fin y al cabo, es una historia de amor. Cuando nos dicen eso, pienso que hemos hecho un buen trabajo.

Vuestros personajes tienen grandes historias detrás que vamos descubriendo poco a poco. ¿Estar en un musical de pequeño formato da pié a la creación de un personaje más profundo?

Ferrán González: Al estar trabajando en un musical grande, como una franquicia, los movimientos y la interpretación te vienen marcados de fuera, te marcan hasta de que equis a qué equis has andar. En el caso de Pegados, al ser de creación propia, el espectáculo deja que nosotros hayamos podido hacer los personajes como queríamos. El ser cuatro personas en el escenario y estar todo el rato en el centro de atención, hace que tengas que trabajar más y buscar más detalles en la interpretación.

Xenia Reguant: Estoy de acuerdo con Ferrán. Además, al ser algo tan íntimo, estar tan cerca (sobretodo él y yo), te permite estar en un registro muy natural, en el fondo muy relajado y realista. No tienes que recurrir a una interpretación muy grande que en otros musicales puede ser necesario porque todo es más grande; no puedes hacer una interpretación muy realista porque ni se te ve. Aquí se permite y se agradece también.

¿Cómo son vuestros personajes?

Xenia Reguant: Mi personaje es una chica muy insegura que se refugia en que lo sabe todo para que no se note la inseguridad que tiene, pero en el fondo es una pobre desgraciada que  cree que nadie la quiere ni la va a querer nunca. De pronto se ve en esta situación “pegada” a este chico que seguramente, como le proyecta todo lo que no quiere ver de ella, nunca en la vida se hubiera acercado. Al final acaba queriéndole y queriéndose. Viendo sus defectos a través de él, supongo que se perdona un poco y es un poquito más feliz.

Ferrán González: La verdad es que los personajes son muy parecidos entre ellos. En el fondo, y no deja de ser una historia de amor, ellos se van entendiendo cada vez más. Aunque al principio parecen muy distintos, en realidad algo tienen en común. Pero quizás, lo que ellos dejan ver, es todo lo contrario a lo que son. Ella me machaca y yo no me defiendo. A veces parecemos el pardillo y la lista pero en el fondo ni ella es tan lista, ni yo tan pardillo.

Si tuvieras que escoger una parte de tu personaje, ¿con qué te quedarías?

Ferrán González: Supongo que con la capacidad que tiene de olvidar… el probar de hacer cosas. El intenta hacer algo y ella le corta: “¡Cállate! Pues vale, me callo, no pasa nada, después probaré otra cosa”. El no desanimarse en el hecho de hacer las cosas.

Xenia Reguant: Yo me quedaría con la ternura que esconde, eso que le da tanto miedo mostrar. Esa parte que está escondida durante toda la obra. Es algo muy universal hoy en día, como las mujeres tenemos la fragilidad y la ternura muy escondidas. Me gusta eso.

Las canciones son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados a escuchar. ¿Con cuál te quedarías?

Xenia Reguant: Mi favorita es la canción de dar pena. Es mi favorita desde siempre. Y de hecho, al principio, cuando empecé a hacer el musical, para mí era maravilloso porque era el primer momento que podía descansar y relajarme un poco. Iba como de culo para hacer todo y de repente, recuerdo  que me quedaba mirando a Ferrán, escuchándole y pensando: que bien canta, que bonita canción. Me quedaba de espectadora total. Ahora ya no, ahora hago otras cosas aparte de eso.

Ferrán González: Si he de escoger una, que me guste mucho y que no cante yo, como ha hecho Xenia, me gusta mucho el momento de la canción que hacemos casi al final (es que no quiero desvelarlo). Es una canción que canta ella y que cada uno estamos out del otro. Es un trozo muy bonito, compuesto por mí. (Risas). Creo que es el único trozo que ella canta y yo no tengo que hacer nada. En ese momento solo estoy mirando y escuchándola. Pero de las que cantamos los dos hay muchas que nos gustan…

Xenia Reguant: Sí, nos gustan todas en realidad.

¿Qué es lo más difícil de estar pegados en el escenario?

Ferrán González: Difícil es que en ningún momento es cómodo ni es natural. El cantar, que ya no es una cosa natural del cuerpo, en posturas que te lo dificultan aun más y haciendo ver que no te cuesta nada, es un esfuerzo que para mí es lo más cansado. Pero no es hasta en final de la función que terminas y dices, ufff, que dolor de todo, pero no tanto del cuerpo sino del esfuerzo de hacer todos los movimientos y tener que cantar como si no te costara.

Xenia Reguant: Para mí es muy cansado a nivel vocal. No solo por cantar sino por hablar, porque no paramos de cantar y hablar. A parte, no podemos beber agua en ningún momento y eso parece una tontería y no lo es. Te vas resecando y cada vez te va costando más.  No puedes esconderte de ninguna manera.

A diferencia de cuando estrenasteis por primera vez, el musical va genial en ventas. Recordamos que empezasteis en el Almería Teatre de Barcelona, luego os fuisteis a Madrid, ganasteis en los premios Max y realizasteis una gira que ahora acaba aquí, en el Teatro Capitol. ¿Por qué creéis que la gente viene a verlo ahora?

Xenia Reguant: Pienso que hay una gran diferencia: por fin hemos podido contar con una publicidad como la que necesitábamos para competir con el resto de cosas. Puedes estar en un teatro y a la gente le puede gustar mucho lo que haces pero si no saben que estás, es difícil que vengan a verte. Pienso que eso nos ha dado un buen empujón. Se ha hecho una campaña de publicidad maravillosa en Barcelona. Ahora estamos en un sitio que podemos contar realmente con esa ayuda y que en ningún lado hemos podido tener. Evidentemente, también es un espectáculo de boca a boca y ya vienen riendo porque les han dicho que se lo van a pasar muy bien.

Hay espectadores que saben que vienen a ver y otros que no tienen ni idea. ¿Qué reacciones veis en la cara de la gente cuando ven por dónde van los tiros?

Ferrán González: Hay de todo. Como decía Xenia hay gente que ya viene riendo y ya tiene ganas y en seguida entra en la historia. La verdad es que todo el mundo sabe que viene a ver: un espectáculo de dos personas que se quedan pegadas al tener sexo en un baño público. Tampoco se pueden esperar que empecemos a hablar en verso.

Xenia Reguant: Pero molaría, eh? (risas)

Ferrán González: Pero sí es verdad que vemos reacciones como aquella vergüenza ajena que te da al pensar que no quieren oír lo que estamos diciendo, pero enseguida entran en la historia y acaban riendo muchísimo, aunque sea pensando que lo que decimos es una barbaridad; pero no decimos nada que nadie sepa porque cuanto más mayores son más creo que sabrán.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 56 seguidores

%d personas les gusta esto: